create counter
BLOG: Toño Esquinca
MIEDOcridad
  • 22
    Shares

En todo lo que haga, en cualquier cosa que emprenda, en lo que se proponga, en aquello que decida querer, a quien elija amar, hágalo bien, por entero, comprometido con su causa. Tal vez cometa errores, y probablemente salga raspado, pero recuerde que el tamaño de lo que arriesgue es proporcional al tamaño de lo que puede ganar. Hágalo como pueda, pero eso sí, por favor, nunca lo haga a la mitad, mediocremente, o dicho de otra manera: MIEDOcremente, lleno de tanto miedo infundido que siempre se quede en los límites de lo que pudo haber sido y no fue. A lo mejor tiene un trabajo que no le gusta, pero lo importante es que lo tiene, y que además cuenta con la salud que le deja trabajar -además de otras cosas de las que probablemente no se dé cuenta-, entonces hágalo como si le gustara, como si lo reconocieran, como si recibiera lo que espera, hágalo como si lo estuviera mirando quien usted más ama, y de esta forma sáquese a usted mismo de la mediocridad, y a su trabajo de la miedocridad.

Cuando transforme la versión de lo que hace con el poder de sus elecciones conscientes, todo empezará a cambiar para usted, porque igual atrae a su igual, y cuando menos se lo espere, la ley de correspondencia universal lo moverá a escenarios que disfrute aún más. Es muy evidente que muchos de los grandes problemas sociales vienen de la cultura de la mediocridad basada en el miedo, o sea, de la miedocridad. Miedo a sobresalir, miedo a no sobresalir, miedo a moverse de lo que no le gusta, miedo a perder, miedo a ganar, miedo a soltar, miedo a cambiar, miedo a renovarse, miedo a quedarse, miedo a amar, miedo a ser amado, miedo a salir de su área comodina, y en un concepto: miedo a ser. Cuando desde esa miedocridad vivimos entonces hacemos todo en la mediocridad: a medias trabajo, a medias me entrego, a medias rindo, a medias pienso, a medias disfruto, a medias coopero, a medias quiero, a medias entiendo, a medias aprendo, a medias busco, a medias encuentro, a medias cumplo, a medias me involucro, a medias me comprometo, y así, a medias vivo.

No desperdicie el tiempo finito de la vida en esta escuela Tierra haciéndolo a medias, porque muy al revés de protegerse, eso lo mantendrá en el mismo lugar de donde dice que quiere salir, tal vez atorado por vidas y vidas. En contraste a lo que reza la cultura de la mediocridad, entre más ganas le ponga a lo que hace, más tendrá de lo bueno que genera y más rápido se podrá deshacer de las personas, situaciones y cosas que ya no quiere a su alrededor, y tanto a nivel individual como colectivo, más rápida será la transición de un estado generalizado de miedocridad a cosas más eficientes, lúcidas, efectivas, y benéficas para toda nuestra sociedad, empezando por usted y los seres que más quiere. El universo trabaja en equilibrio perfecto, así que es absurdo preguntarse por qué o sentirse castigado por la vida cuando lleguen a su puerta relaciones mediocres, trabajos mediocres, vecinos mediocres, servidores mediocres, gobernantes mediocres, si usted siempre se dio con miedo, mediocre y miedocremente. Hay muchos universos dentro del mundo, y cuando usted es consciente de que su entrega total le traerá la misma intensidad total en las cosas que desea, entonces dará el salto para vivir en la mejor versión del universo dentro del mundo.

  • 22
    Shares

No te puedes perder...

Comentarios